Giovanni Antonio Farina, encarnó durante toda su vida la caridad que dio sentido a su existencia y le llevó a la plenitud de la vocación  humana, hasta alcanzar la santidad proclamada luego de su muerte. En sus escritos aparecen múltiples expresiones que fluyen de su corazón apasionado por Dios y por el hombre: “la caridad es la antorcha en la oscuridad de la noche, el sol en el camino de la vida, la estrella del mar y aquella que sobre todos los privilegios religiosas, el hombre puede alcanzar la corona de laurel más bella que jamás se marchita.”

Su caridad evangélica al estilo de Jesús  se concretiza en las diferentes dimensiones apostólicas como: Educativa, Asistencial y Pastoral, es un proyecto de santidad que invita a seguir sus huellas: “Pon tus pies sobre mis huellas”

 
Caridad en la Educación

“Tengan caridad más que materna  con las niñas de la escuela, con los niños de los asilos,  con los enfermos de los hospitales”.

“El amor es la cualidad prioritaria y la más necesaria para quien desea educar. La instrucción si no está encendida del amor no basta para educar”.

“Tengamos por cierto, que después de poco: gracias a la educación, veremos crecer  a hombres y  mujeres cristianas útiles a sí mismas, importantes para la religión y para la sociedad”.

“Amad, amad  entrañablemente, los niños, les recomiendo nuevamente. Ellos son las gemas del. Corazón de Dios, la esperanza fresca de la Iglesia, el fundamento de las generaciones futuras, el honor del País, la prosperidad de la tierra”.

“El arte de leer, escribir,  componer,  contar, calcular, especular, es indispensable para el joven de toda condición”.

 

Caridad en la Asistencia a los enfermos

“No tengan miedo de acercarse  al lecho de los enfermos; sean  prontas  a besar sus llagas si fuese necesario, si a través de este gesto se logra la sanación. Procurando el bien del cuerpo, ustedes saben proveer, con atenta insinuación y sabia persuasión, también el bien del alma”.

“…Uds. solamente asisten a los enfermos desolados y abandonados. Uds. animadas del amor a Jesucristo estrechan aquellas manos  temblorosas, Uds. cierran aquellos párpados fríos”.

“Continúen incansables  el proyecto de su misión, sean así como en el pasado, las verdaderas  heroínas de la caridad del Divino Salvador”.

 

Caridad en la Pastoral

“Recordamos a los Párrocos la doctrina cristiana para los niños…hagan todo sacrificio para promoverla y hacerla florecer. Los padres (de familia) reconozcan el sagrado deber de mandar o mejor llevar a sus hijos para la instrucción religiosa”.

“Hijos queridísimos en Jesucristo, permanezcamos unidos en esta santa obra de difundir la instrucción religiosa, convencidos de que ésta es la más espléndida obra de caridad”.

“¡Oh! Cómo pudiéramos despertar en todos la luz de la fe, invitarlos a las prácticas de nuestra santa religión y al ejercicio de las virtudes cristianas”. 

UK betting sites, view information for Sign Up Bonuses at bookmakers